Continúa ofensiva diplomática a favor de inmigrantes

Presidente Hernández espera pronta solución al problema de separación de familias en EEUU

 

·         Detalla que son alrededor de 218 familias hondureñas en las que están siendo separados padres e hijos.

 

Tegucigalpa, 20 de junio. El presidente Juan Orlando Hernández dijo hoy que junto a la primera dama, Ana García de Hernández, continúan con la ofensiva diplomática en Estados Unidos abogando por las familias hondureñas afectadas por la política migratoria “Tolerancia Cero” del Gobierno del mandatario Donald Trump, que separa a las familias en la zona fronteriza.

Vía telefónica desde Washington, el mandatario detalló que son alrededor de 218 familias hondureñas en las que están siendo separados padres e hijos y dijo esperar que pronto se encuentre una solución a ese problema.

El titular del Ejecutivo recordó que hace una semana y media estuvo en Estados Unidos también abogando por evitar la separación de las familias que llegan a la frontera.

“Venimos (hoy) con el mismo mensaje de abogar para evitar la separación de las familias, al igual que trabajar en conjunto por crear más oportunidades en Honduras y eso pasa por seguridad, por más inversión, por un clima estable para el país”, agregó el mandatario.

Resaltó que ayer habló del mismo tema a favor de los migrantes hondureños con el secretario de Estado, Mike Pompeo.

Primera dama también aboga por tepesianos

El presidente Hernández resaltó que este miércoles la primera dama, Ana García de Hernández, se reunió con la subsecretaría de seguridad de Estados Unidos, Claire Grady, con quien habló precisamente de cuidar el interés superior del niño y buscar un trato a los inmigrantes bajo los parámetros de los derechos fundamentales de cada ser humano.

“Todos somos seres humanos y en ese sentido todos tenemos la misma dignidad, pero tenemos que hacer aún más énfasis en aquellos que más lo necesitan”, aseguró el mandatario.

“Este –insistió- es un principio de la humanidad desde mi punto de vista que debemos de proteger, no importa quién sea, aunque cada país tiene sus derechos soberanos a definir sistemas particulares”.

Pero en ese sentido –dijo- “también estamos haciendo el cabildeo necesario, la incidencia política aquí (en Estados Unidos) con las diferentes autoridades y esperamos ojalá pronto se pueda encontrar una solución a esta situación”.

SUBIR