contacto@infop.hn

Presidente Hernández El pueblo hondureño es el que va a decidir

Presidente Hernández El pueblo hondureño es el que va a decidir
  • Resolución del TSE está apegada a fallos de la CSJ y al Estado de Derecho.
  • Congreso debe regular la reelección para que sea por un solo período.

Tegucigalpa, 14 de diciembre. “El pueblo hondureño es el que va a decidir” en las urnas, sentenció hoy el presidente de la República, Juan Orlando Hernández, al referirse a la decisión del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de inscribir su candidatura por dos movimientos del Partido Nacional para buscar la reelección en el cargo.

La resolución del TSE está apegada a fallos anteriores de la Corte Suprema de Justicia y al contexto del Estado de Derecho en que vive Honduras, agregó el gobernante.

A continuación, por su importancia, se transcriben las declaraciones del presidente Hernández en una amplia conferencia de prensa celebrada en Casa de Gobierno:

Quiero también referirme a la decisión del Tribunal Supremo Electoral. El Tribunal Supremo Electoral  tomó una decisión, a mi criterio, amparada  en la Corte Suprema de Justicia. Ya existía un antecedente del mismo Tribunal con respecto a la parte genérica que hoy sirve de sustento para la inscripción de mi candidatura solicitada por dos movimientos del Partido Nacional.

Me parece que es bueno destacar que la institucionalidad hondureña coincide en cuanto a esta decisión y es una decisión que respeta los derechos fundamentales de todos los electores en la medida que pueden decidir votar a favor o votar en contra de alguien que ya fue presidente, como lo hacen en contra o a favor de alguien que ya fue alcalde o diputado. Pero el derecho también de quienes ya estuvimos en el cargo de presidente. Y creo que en términos prácticos tiene un gran peso.

Si un presidente, alcalde o diputado han sido malos, con mucha más razón el pueblo hondureño va a  tener el argumento de peso y votar en contra, y si creen que han  hecho buen trabajo, también con mucha más razón van a ir a votar a favor de ese alcalde, diputado y presidente.

Cuando uno mira a los pueblos del mundo, ¿cómo  están con respecto a esta situación? La regla general  es que se permite la oportunidad de que un presidente o primer ministro pueda correr para un siguiente período. En ese sentido, Honduras agota uno de esos debates que han sido tan espinosos  a lo largo de la historia, pero al final  la palabra la tiene quien debe de tenerla. ¿Quién debe tener la palabra en una democracia? El pueblo.

El pueblo, decidiendo allá en la urna, solo el ciudadano frente a la urna, diciendo: ‘a este ya lo conozco, como no me gusta, voy a votar en contra. Como me gustó lo que hizo, voy a votar a favor’. Pero es el pueblo que decide, nadie más le quita ese derecho.

Aquí hemos visto en los últimos días que alguna gente trata de evitar que el pueblo sea el que decida y eso  no ha sido justo para Honduras. En ese sentido,  yo agradezco  a mi partido; agradezco a las instituciones hondureñas que han venido tomando estas decisiones y en este caso a todos los magistrados del Tribunal Supremo Electoral.

También agradezco porque esta tarde he recibido una enorme cantidad de mensajes y llamadas de gente que no es de mi partido, que también están contentas con esa decisión.

Pero al final quiero dejar algo claro que ya dije: en mí caso, yo  he dicho  y lo sostengo, creo que  el Congreso Nacional de la República tiene que  regular el  ejercicio de la  reelección. Creo que lo  que ya se ha evidenciado en el mundo, cuando son sistemas presidencialistas, que así le llaman en la teoría a este sistema nuestro, la regla general más aceptada es por un solo período más, y es lo que yo he dicho y sostengo.

En eso tengan la claridad de cuál es nuestro pensamiento.

Por otro lado, quiero decir que los líderes de nuestro partido se van a encargar de la campaña, yo tengo  que seguir trabajando con lo que es mi agenda de trabajo. Una de las mayores contribuciones que le puedo hacer a mi partido para que gane nuevamente las elecciones es que haga un buen Gobierno, el mejor que podamos, y para eso tenemos que dedicarle tiempo con toda la pasión,  y el próximo año tiene que ser  de mayor intensidad, mejor desempeño  y de respuestas más contundentes que estos tres años que están terminando.

Por  la planificación que tenemos, el pueblo hondureño estará viendo en el  2017 cosas que no  han visto en la historia  en términos de un Gobierno  y de resultados, pero eso es apenas el comienzo, porque los pueblos del mundo  que han  salido  adelante primero  construyen una visión  de toda una generación  y planifican y se caracterizan por ser disciplinados en la ejecución  de temas de corto, mediano y largo plazo.

Nosotros como generación tenemos que dejar las bases del despegue de  este país y ese es mi compromiso. Hay temas que obviamente que no  se pueden resolver en cuatro años y el país ha estado evidenciado a través de su historia  que a veces, cuando empieza el primer año del Gobierno, se dedica a aprender; el segundo se dedica, empiezan a ejecutar, y el tercero entran en  la campaña y después, si no gana ese partido, o no respetan el plan que se elaboró,  a  cambiarlo de nuevo, y es la de nunca acabar  y no salimos adelante.

En ese sentido,  haber puesto la casa en orden, las finanzas públicas, nos va a traer  beneficios en  el mediano plazo por las mejores condiciones macroeconómicas, pero eso  toma tiempo.

Por otro lado, en el tema de seguridad que se incubó y se gestó y fue armando  durante 20 el sistema de inseguridad tan complejo y perverso que se desarrolló en el país, desmontar eso toma su tiempo. Hemos avanzado  más de lo que creía en esta altura, pero  falta todavía. Tenemos que prepararnos e inclusive para las consecuencias  de lo que probablemente  la próxima Administración de Estados Unidos tome como decisión con respecto a las maras, habiendo escuchado lo que ya  dijo el presidente electo, Donald Trump.

Y también  lo que he conversado en mis primeras conversaciones con varios miembros de la futura Administración y particularmente con el general Kelly que va a ser el encargado de la Seguridad; cruzamos algunas palabras  y próximamente estaremos hablando en mayor detalle, pero vamos a necesitar complementarnos con  respecto a esas nuevas políticas.

De tal manera, que  hay temas que toman  su tiempo para encontrar los resultados que el país merece, que el país necesita.

Así que, reiterarle nuevamente al Tribunal Supremo Electoral nuestro reconocimiento por haberse apegado a lo que  la institución del Poder Judicial, a través de la Sala de lo Constitucional, ya había manifestado en dos cortes diferentes  y que ahora se produce esta decisión  como consecuencia de lo que ocurrió en la Corte Suprema de Justicia.

P/ La oposición ya anunció que va a la Corte Suprema de Justicia en amparo después de que el TSE lo ha inscrito  como candidato de dos movimientos internos del Partido Nacional. También ha anunciado que si no hay resolución en la Corte y no les favorece van a una instancia internacional, ¿qué opina?

R/ Como lo dije anteriormente, están en su derecho; sabíamos que eso iba a ocurrir y obviamente le tocará al Poder Judicial tomar esa decisión; así es en un sistema de Estado de Derecho. Así que esperemos que pasen por todas esas etapas.

P/ Líderes de la oposición han llamado a la insurreción al pueblo hondureño luego de conocer  el fallo del TSE, ¿qué criterio le merece esa situación? Otro agregado es que hay líderes de la oposición que están deslegitimando  la resolución del TSE porque no fue unánime; un comentario suyo como profesional del Derecho. Y hace unos minutos ha dicho el expresidente Manuel Zelaya que Libre, Pinu y PAC van en amparo a la CSJ, pero de antemano ha dicho él que el amparo no va a pegar  y que lo que queda aquí es derrotarlo a usted en las urnas. Un comentario al respecto.

R/ Yo creo que en un Estado de Derecho las instituciones, en este caso la Corte Suprema de Justicia, la Sala de lo Constitucional, dependiendo de la materia las otras salas, si actúan por unanimidad hablan en nombre de todo el Poder Judicial; si no, pues el Poder Judicial a nivel de lo que es la Corte Suprema en pleno pues toma su decisión. Algunas votaciones son unánimes y otras son por mayoría, y si es por mayoría, pues es bien sencillo: esa es la decisión del Tribunal.

Los llamamientos que pueden haber me parece que si alguien no obedece a las instancias del Estado legítimamente constituidas más bien allí el pueblo hondureño puede darse cuenta de qué tipo de ciudadano o de participación política puede tener.

En ese sentido, en una democracia al final de cuentas lo que más pesa es lo que vaya decir el pueblo en una votación. Yo no quisiera creer que algunos le estaban apostando a que el pueblo no decidiera, como alguien me decía por allí, que cuál es el temor a que el pueblo decida; si es tan malo Juan Orlando Hernández pues más fácil la tienen, y si es tan bueno será que por eso están tan preocupados, y les decía yo no les den tanta vuelta: que decida el pueblo en las urnas, ese es al final el veredicto que pesa y debe de pesar.

Con respecto a los que van a ir en amparo o en cualquier otro recurso, bueno, derecho tienen, es parte del sistema y yo creo que también van a terminar en una conclusión, sea yo o no el candidato; lo decía yo hace como un año o dos, al final el pueblo hondureño va a decidir.

Hay un partido muy fuerte y muy organizado que por primera vez en la historia tiene un nivel de aceptación a esta altura del Gobierno comparado con otros, que no había ocurrido, y ese es el Partido Nacional de Honduras.

Yo quiero anticiparle al pueblo hondureño: en la próxima elección  el candidato del Partido Nacional de Honduras no solamente va a ir con el Partido Nacional de Honduras; va a ir con una plataforma  de grupos de hondureños, de organizaciones de hondureños, de instituciones hondureñas, a trazar una ruta de mediano y largo plazo para que este país despegue por primera vez y eso va a significar no solamente un partido político, sino varios partidos políticos, pero también varias instituciones gremiales, varias instituciones que le apuesten  a la hoja de ruta que Honduras necesita para poder despegar; estamos viviendo nuevos tiempos, es una nueva era, pero al final lo que no cambia es que el pueblo hondureño es el que va a decidir.

P/ Ya se ha pronunciado Mauricio Villeda del Partido Liberal, Manuel Zelaya Rosales, insistiendo que van a acudir a la Corte Suprema de Justicia para ver cuál es la postura de los magistrados del Partido Liberal, si se apegan al Partido Nacional con el caso de la reelección o si respetan las decisiones de su instituto político.

R/ Cuando uno llega a los cargos públicos por elección del Congreso Nacional, en todo Parlamento del mundo la decisión es política, pero cuando el Parlamento o el Congreso ya le da posesión de ese cargo, llamemos la Corte Suprema de Justicia, los ciudadanos se deben al estamento jurídico, a los valores de la justicia, entre otros.

Entonces se tiene que actuar en consecuencia y no por mandato del partido, pero inclusive en mi caso,  que soy electo de forma directa por el pueblo, si yo solo tomara en cuenta las decisiones en función de lo que me pide mi partido, y si eso no es bueno para Honduras, estaría cometiendo un grave error o si eso va en contradicción de los principios de la justicia, del sistema internacional  de Derechos Humanos; allí es donde cada quien tiene que tener el valor suficiente, la entereza moral de votar en función de lo que es justo y de lo que obedece a los principios  de nuestra Constitución y en este caso de los tratados internacionales.

Entonces, por mucho que se llame a la votación partidaria, me parece que lo que debe de pesar  son los sagrados intereses del pueblo hondureño.

P/ Se han inscrito los dos movimientos, Por Más Cambios y Unidos por Honduras, bajo su figura. Usted anunciaba en discursos anteriores que todo funcionario que quisiera un reelección pública tendría que abandonar el cargo; en este caso usted es el presidente de la República y será el candidato del Partido Nacional, ¿qué va a pasar en esto, presidente?

R/ En el caso de los que vayan a elección popular tienen, de acuerdo a la ley,  que esperar ver si son electos  como candidatos primero y después tomar las decisiones del caso, entiendo que son seis meses antes.

Como en el caso de la Presidencia es por primer vez que se da, en mi criterio personal  yo estoy buscando cuál es el derecho comparado, o es decir, la normativa que existe en otros países, porque lo que sí quiero asegurarme es evitar que desde la Presidencia se vaya a abusar  de la posición que tengo en función de candidato; en ese sentido,  si no lo aprueba el Congreso, yo voy a identificar qué medidas me voy a autoimponer para evitar competir de manera desleal o con ventaja frente a mis competidores.

Por lo pronto hoy tienen dos ventajas que yo miro: Una es que no estoy en campaña, es muy poco lo que le estoy dedicando al tema de la campaña interna; el partido tendrá que hacerlo, o sea que en eso tienen ventaja los otros porque están solo en eso. Me dicen que Roberto Ramón Castillo  solo pasa en campaña las 24 horas y es poco lo que duerme el hombre y la otra señora también. Así que en ese sentido yo estoy en esto.

El otro tema es que quien ya está en el cargo tiene una desventaja, en este caso yo estoy en una vitrina, que por estar haciendo mi trabajo,  como ser humano que soy, puedo cometer errores; ese error puede ser utilizado  por el competidor para infligir daño durante la campaña.

El que ya es candidato por primera vez  y no lo ha sido antes, y no ha estado en el puesto, por lo menos tiene la ventaja que nada más propone; yo aquí tengo que estar viendo cómo camino en una línea muy fina, de mucha responsabilidad, como debe ser. Pero en suma, vamos a adoptar una serie de medidas que más adelante las voy a dar a conocer porque lo que menos quiero es competir en una situación ventajosa, sino que sea algo como lo que hicimos en el Congreso anterior.

P/ Presidente Hernández, escuchábamos un par de opiniones de personas que están en contra de la resolución de la Corte Suprema de Justicia haciendo un llamado a las Fuerzas Armadas para ellos intervenir…¿Qué opinión le merece ese comentario?

R/ Las Fuerzas Armadas son parte del Estado hondureño. Tienen sus funciones particulares y en un Estado de Derecho en materia de justicia constitucional le corresponde a la Sala Constitucional unánimemente, y si no fuera unánime le tocaría a la Corte Suprema de Justicia tomar la decisión.

Primero: no dimensionan  en qué época  estamos viviendo, y dos: no tienen dimensión del daño que le pueden hacer a la institución.

Escuchaba el otro día a un general retirado que se oponía a esto y resulta que su principal justificación para estar hoy enfrentando a un juicio fue porque obedeció una sentencia del Poder Judicial. Y yo me pregunto ¿y por qué hoy no va obedecer una sentencia del Poder Judicial? Miren cómo son las cosas.

Yo puedo decir y justificar lo que yo hago, pero creo que es válido que, si ese general ahora quiere desobedecer lo que obedeció antes, tendrá que explicarle al Ministerio Público cuál fue si posición antes de ahora; este es un Estado de Derecho y eso es lo que está acatando el Tribunal Supremo Electoral y en ese sentido la decisión es consecuente.

Esta debe ser una lección como cualquier otra, en el sentido de que sea el pueblo hondureño que decida, cada ciudadano privadamente  frente a la urna, con su consciencia votando a favor o en contra de los candidatos presidenciales.

En el caso de Juan Orlando Hernández, si un ciudadano siente que yo no he llenado sus expectativas como presidente, pues que no vote a favor nuestro.

Si cree que podemos seguir sirviendo a Honduras entonces que vote a favor nuestro.

En la medida que yo participe pueden tener más fresca la memoria y pueden creer si he hecho mal o bien con esta responsabilidad de ser el presidente de la República.  Al final el que gana es el pueblo hondureño.

Los  países más avanzados del mundo trabajan así y solo nosotros nos habíamos quedado así.

¿Qué le pido al pueblo hondureño?: que se fijen en las propuestas de los candidatos y esta campaña será de ver qué fue lo que hizo en la campaña pasada y por qué no lo hizo. Eso hay que hablarlo con toda franqueza.

Recurrir al recurso de la violencia, el insulto y agresión  conlleva a la cobardía. Creo que entre ciudadanos lo que se tiene que hacer es una democracia y debatir, y dejar que el pueblo hondureño decida. En este sentido la gente va a decidir.

A veces tiene mucho más peso el sentido común y el que quiere invitar a la violencia es generar cobardía.

Así que de eso se trata este momento.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*