contacto@infop.hn

Hernández llama a consolidar una región en paz y próspera

Hernández llama a consolidar una región en paz y próspera
  • Advierte que “una Centroamérica convulsa, con falta de oportunidades, con violencia, es un enorme riesgo, tremendo, para Estados Unidos, para México, para la región”.
  • Una Centroamérica en paz, próspera, con oportunidades, es la mejor inversión de Estados Unidos en favor de su pueblo y “una gran inversión para nosotros”.
  • Por cada dólar que Estados Unidos invierte en los pilares del Plan Alianza, Honduras está invirtiendo cuatro.
  • Afirma que la seguridad, la generación de empleo y la fortaleza institucional son elementos entrelazados como fundamentos de una nueva realidad en la región.
  • El gobernante hondureño afirma que trabajar juntos en generar empleos y tener una región en paz es un ganar-ganar para todos.

Miami, Florida. El presidente Juan Orlando Hernández hizo este jueves un vehemente llamado para que se afiance la seguridad de la región centroamericana, se generen empleos y se fortalezca la institucionalidad de los gobiernos.

El llamado lo hizo en el primer día de la cumbre denominada Conferencia para la Prosperidad y Seguridad de América Central, la cual se desarrolla en la ciudad de Miami, Florida, con el patrocinio de los gobiernos de Estados Unidos y México.

Por la importancia de su mensaje se transcribe a continuación el mensaje íntegro del presidente Hernández. 

Crisis migratoria

Quiero agradecer el liderazgo del Secretario Tillerson, Secretario Kelly; gracias, porque recientemente que conversábamos en Washington decíamos que este era un paso que había que dar y había que darlo pronto y bien. Igualmente al BID, a todos los demás y, desde luego, a mis colegas, el presidente Morales (Guatemala), el presidente Sánchez Cerén hoy representado por el vicepresidente de El Salvador, en fin, a todos los que hemos venido trabajando este tema desde hace ya algún tiempo.

Nos complace mucho saber que la Administración Trump desde sus inicios ha dicho presente para con esta estrategia especial para Centroamérica.

Yo recuerdo como si fuera ayer que en el verano de 2014 aquella enorme cantidad de niños solos, sin sus padres ni parientes adultos, llegando a la frontera de Estados Unidos. Eso conmocionó a nuestros países del Triángulo Norte, pero sé que también conmocionó a Estados Unidos.

Tuvo que ocurrir eso para que nos diéramos cuenta de la dimensión de lo que estaba ocurriendo y que debíamos enfrentar. Hemos avanzado de manera importante pero ahora ha llegado el momento de evidenciar los resultados y eso me alegra mucho de ver el sentimiento de cumplimiento de todas las partes.

Hoy que iniciamos jornadas de intercambio de mejores prácticas en términos de competitividad — perspectivas macroeconómicas, shocks de inversión, planteamientos de cooperación y coordinación en materia de seguridad, de negociación entre los sectores público, privado, de los países amigos y entes multilaterales—no perdamos de vista lo que nos tiene aquí: afianzar la seguridad de nuestra región, y cuando digo región no solamente es el Triángulo Norte sino México y la Seguridad de Estados Unidos, es en nuestro mejor interés; la generación de empleos y eso se logra con inversión, con reglas claras, con un sector privado de verdad comprometido y fortalecer desde luego la institucionalidad de nuestros gobiernos.

Esto es la Alianza para la Prosperidad—objetivos simples de explicar, pero que requieren de nuestra creatividad, voluntad para cambiar las causas estructurales de la migración irregular de nuestros países.

Responsabilidad compartida

Todos nuestros gobiernos que participamos aquí hoy tenemos una responsabilidad compartida aunque diferenciada como lo decía el canciller de México. Es fundamental como base de esta estrategia tener siempre eso en cuenta: responsabilidad compartida aunque diferenciada.

Por parte de Honduras, llevamos tres años y medio haciendo nuestra parte. Durante nuestra Administración hemos frenado el déficit fiscal, controlado la inflación, mejorado significativamente la calificación de país, la calificación crediticia, y hoy tenemos las mejores calificaciones de la historia de la República. No ha sido fácil pero lo estamos logrando.

De igual manera hoy nos encontramos a punto de concluir exitosamente el acuerdo con el FMI y el primero que jamás se haya cumplido en su totalidad en la historia del país.

Inversiones

Hombro a hombro, con la empresa privada, hemos creado el programa de desarrollo económico a cinco años que llamamos Honduras 2020. Identificamos los seis sectores de la economía nacional con mayor potencial y ahora trabajamos juntos en las reformas regulatorias e institucionales necesarias para generar la inversión y producir por lo menos 600,000 nuevas plazas de trabajo para los próximos cinco años.

Con el fin de estar preparados para el despegue de estas industrias, estamos ejecutando el más grande plan de inversión en infraestructura, invirtiendo con el sector privado cerca de US$2,000 millones para modernizar nuestros puertos, grandes y medianos aeropuertos, autopistas, carreteras, hacia nuestras regiones más productivas, con un sentido también regional en cuanto a Centroamérica, de tal manera que la infraestructura que estamos construyendo en este momento en Honduras va a potenciar a toda la región.

Seguridad

En seguridad, hemos reducido la tasa de homicidios año con año. Venimos tristemente de cifras elevadas y en menos de tres años y medio hemos reducido en más de 30 puntos la tasa de homicidios y en general el tema de la delincuencia.

No ha sido fácil pero ahora sabemos que vamos por buen camino y en ese ejercicio tiene mucho que ver un caballero que hoy nos acompaña aquí: el secretario Kelly cuando tuvo la oportunidad de ser el comandante del Comando Sur.

Este es un tema del trabajo hombro a hombro, de la responsabilidad compartida aunque diferenciada y otras oficinas también del Gobierno de Estados Unidos. México tiene que ver, gracias por su apoyo. Colombia igual. Nuestros vecinos: Guatemala, El Salvador, primera vez que los tres países nos unimos para tener una fuerza multinacional con un abordaje regional para enfrentar el crimen organizado y las maras y pandillas que tanto daño nos han hecho.

Narcotráfico

Hemos desarticulado los grandes carteles de la droga que funcionaban en el país, se ha extraditado a muchos de esos cabecillas a México, a Colombia, a otros países de Centroamérica y sobre todo a los Estados Unidos, cosa que antes parecía imposible.

Hemos retomado el control poco a poco de nuestras cárceles y enviado a cárceles de máxima seguridad a los líderes más importantes de las pandillas que tanto daño, tanto luto y dolor le han causado al pueblo hondureño. Hemos construido nuevas cárceles y vamos avanzando, pero también estamos trabajando en la prevención como una forma de atacar la raíz del problema.

Por medio de una reforma integral de la Policía Nacional, hemos empezado con una depuración agresiva, desde los más altos generales hasta los policías y agentes, con más de 4,000 depurados. Ahora Honduras empieza a ver una Policía con más confianza y eso solamente se logra con trabajo arduo.

Fortalecimiento institucional

En materia judicial, hemos creado tribunales con jurisdicción nacional para los delitos de crimen organizado y tribunales especiales contra la corrupción y la extorsión. Hemos aumentado sustancialmente el presupuesto de nuestra Fiscalía, Ministerio Público, al igual que el Poder Judicial y eso se mira reflejado en más judicializaciones, un Estado más fuerte, más efectivo.

Con el fin de fortalecer todo nuestro andamiaje institucional llevamos ya un año trabajando junto a la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH) en una serie de temas incluyendo la judicialización de delitos de alto impacto; además, por iniciativa nuestra en el Poder Ejecutivo, el Congreso ha aprobado una ley de financiamiento de las campañas y los partidos políticos porque creemos que también había que atacar ese tema.

Estos son solo algunos de los ejemplos de lo que hemos logrado hasta ahora. Hemos avanzado: sí. Pero nos falta mucho por hacer todavía.

Inversión PAP

Estamos invirtiendo mil millones de dólares por año buscando atender los objetivos de la Alianza para la Prosperidad, esa es una proporción de cuatro a uno; una vez que Estados Unidos comience a ejecutar los recursos que el Congreso ha definido para la Alianza, por cada dólar de Estados Unidos buscando estos objetivos, Honduras pone cuatro. No quiero decir que las agencias no han venido ejecutando los otros programas tradicionales, pero desde la Alianza están por llegar, espero que sea pronto, este es uno de los temas que también nos tiene aquí.

Muy bien, para nosotros es importante decirlo públicamente en términos de nuestro sentimiento: tenemos que ser los hondureños los que más invertimos en nuestros objetivos, porque así debe ser; apreciamos el apoyo de los demás pero los hondureños, y lo digo por los líderes del sector privado, del sector social que están aquí, somos los que más tenemos que invertir en nuestro país.

Ahora tenemos que asegurarnos que cada dólar, ya sea puesto por nosotros o por países amigos, se convierta de manera focalizada y alineada a los objetivos que nos hemos trazado. Este es un reto que debemos enfrentar juntos, Estados Unidos, México y nosotros.

Y más allá de lo nacional, hay retos que por su naturaleza requieren de una estrecha coordinación y de cooperación entre nuestros países si realmente queremos solucionarlos, tenemos que actuar así.

Por una realidad geográfica, los países del Triángulo Norte nos encontramos localizados entre países productores de drogas en el sur del continente y consumidores en el norte y eso ha sido desastroso para nosotros. Por eso la responsabilidad compartida aunque diferenciada.

Es trabajando juntos que vamos a tener éxito y tenemos que enfrentar no solo ese tráfico de drogas que tanto daño nos hace sino que se expande del mismo monstruo que trafica con armas, con dólares y con seres humanos. Esa es la dimensión de lo que estamos enfrentando.

Reto de la región

Para esto, es crucial que volvamos realidad lo que hemos contemplado desde el inicio de la Alianza para la Prosperidad—la seguridad, la generación de empleo y la fortaleza institucional, elementos entrelazados como fundamentos de una nueva realidad en la región.

Quiero mencionar una vez más la lógica muy fuerte de la Alianza para la Prosperidad con los Estados Unidos y ahora con México: trabajar juntos en esta misión es un ganar-ganar para todos.

Y término diciendo lo que dije la primera vez que me referí a este tema hace ya varios años: Una Centroamérica convulsa, con falta de oportunidades, con violencia, es un enorme riesgo, tremendo, para Estados Unidos, para México, para la región.

Por el contrario, una Centroamérica en paz, próspera, con oportunidades, es la mejor inversión de Estados Unidos en favor de su pueblo y desde luego una gran inversión para nosotros.

Estamos listos, como decimos en nuestro país, a las pruebas nos remitimos. Hemos venido trabajando en esta dirección y queremos seguirlo haciendo.

Muchas gracias y muchas gracias a la universidad.