contacto@infop.hn

4,374 miembros de la Policía han sido separados en 16 meses

4,374 miembros de la Policía han sido separados en 16 meses
  • 3,016 fueron por reestructuración, 425 por justa causa, 27 por cumplimiento de período de disponibilidad, 855 por retiro voluntario y 24 por discapacidad.
  • Se han pagado más de 700 millones de lempiras por concepto de prestaciones laborales y derechos adquiridos a todos los separados.
  • Hay 144 casos remitidos al Ministerio Público, que incluyen a 455 policías en la presunta ejecución de 28 diferentes delitos

Tegucigalpa. La depuración policial impulsada por el presidente Juan Orlando Hernández desde el inicio de su mandato ha dejado resultados muy satisfactorios que hoy se reflejan en la recuperación gradual de la paz y la tranquilidad en el país.

En casi cuatro años de gestión se han tomado decisiones históricas para sanear este cuerpo policial, que años atrás fue infiltrado por el crimen organizado, dejando a la ciudadanía en un estado de indefensión.

Durante su toma de posesión, en 2014, el presidente Hernández dijo: “De inmediato se acelerará la depuración, certificación y fortalecimiento de todos los operadores de justicia: Policía, Ministerio Público y jueces”.

En los primeros días de marzo de 2014, y por iniciativa del Poder Ejecutivo, el Congreso Nacional aprobaba la Ley General para la Superintendencia para la Aplicación de Pruebas de Evaluación de Confianza.

El 8 de abril de 2016, y mediante decreto 21-2016, se crea la Comisión Especial para la Depuración y Transformación de la Policía Nacional.

Bajo ese mismo decreto se declara emergencia nacional la depuración de la Policía Nacional y se faculta a la Comisión para separar a policías que no reúnan los requisitos de idoneidad y confianza.

Días después, y mediante Decreto Ejecutivo 29-2016, se les permitió a la Comisión Especial y al secretario de Seguridad hacer una reestructuración en el andamiaje institucional de la Policía Nacional.

La Comisión Especial para la Depuración y Transformación de la Policía Nacional estará en funciones hasta el 20 de enero de 2018, según decreto 2-2017 del 22 de febrero de 2017, publicado en La Gaceta el 17 de marzo de 2017.

Los resultados

Desde que esta comisión inició sus actividades, el 12 de abril del año 2016, se han cancelado 4,374 oficiales, agentes y personal auxiliar.

De estos, 3,016 fueron por reestructuración, 425 por justa causa, 27 por cumplimiento de período de disponibilidad, 855 por retiro voluntario y 24 por discapacidad total y permanente. Además, hay 27 elementos que dejaron la institución por muerte y/o retiro obligatorio.

Cabe destacar que hasta la fecha se han pagado más de 700 millones de lempiras por concepto de prestaciones laborales y derechos adquiridos a altos oficiales, agentes de escala básica y personal auxiliar que han sido cancelados en los últimos 16 meses.

La mayoría de oficiales fueron cancelados por la vía de la figura de la reestructuración, ya que se eliminaron muchas unidades y cargos dentro del andamiaje institucional de la Policía Nacional, porque no “impactaban positivamente ni eran relevantes”.

Reforma y modernización policial

  • Finalizar con la examinación de la idoneidad, confianza, capacidad, habilidad, aptitud, competencia, disposición y lealtad de integrantes de los diferentes organismos policiales, con especial atención a los que conforman la escala básica de la Policía Nacional.
  • Culminar el proceso de ascensos al grado inmediato superior de los oficiales que hayan cumplido a cabalidad los requisitos de ley. Lograr el apoyo de un ente externo especializado que certifique procesos y personal con estándares internacionales.
  • Blindar los cambios efectuados en el Instituto Tecnológico Policial (ITP) en La Paz y en la Academia de Investigación Criminal (AIC) en Comayagua, que han implicado una inversión mayor a 18 millones de dólares provenientes del BID y la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE) y el Gobierno de los Estados Unidos de América.
  • Transformar la Academia Nacional de Policía (ANAPO) y la Universidad Nacional de la Policía (UNP), modificando los planes de estudios, renovando sus cuerpos de docentes y mejorando la infraestructura, para que oficiales  y agentes del ITP trabajen bajo el mismo enfoque.
  • Diseño de un integral Sistema de Capacitación Continua para todos los policías y oficiales en áreas estratégicas para la operatividad policial y la administración de los recursos.
  • Consolidar procesos de reforma institucional, elevar el desempeño en los servicios que presta y ampliar la cobertura territorial de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) de acuerdo a modelos internacionales.
  • Utilizar de forma adecuada los nuevos Laboratorios de Criminalística en Tegucigalpa y San Pedro Sula, con una inversión superior a los 12 millones de dólares en la construcción de obra gris y la dotación de moderno equipamiento.
  • Coordinación, armonización y complementariedad con agencias de investigación y unidades inteligencia, como la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC) y Dirección Nacional de Investigación e Inteligencia (DNII).
  • Igualmente, se incide y colabora para que el Congreso Nacional de la República apruebe, tal cual sucedió con la nueva Ley Orgánica de la Policía Nacional, la Ley de la Carrera Policial y la ley que regulará las empresas privadas de seguridad.
  • Seguimiento a los procesos de investigación criminal de cancelados con indicios de haber cometido delitos y crímenes, especialmente los incluidos en los 144 casos remitidos al MP que incluyen a 455 policías en la presunta ejecución de 28 diferentes delitos.